La Liga del Comercio y la Industria finalizó su ciclo: “Hoy y el día después de mañana”

Zoom In Zoom Out Guardar Noticia Print

Ayer martes 4 se llevó a cabo el último encuentro virtual de “Hoy y el día después de mañana”, un ciclo de cinco charlas abiertas a la comunidad, organizado por la Liga del Comercio y la Industria de San Martín – LCIGSM.

En esta oportunidad la expositora fue la arquitecta Graciela Bernabé, quien se refirió a “Cómo gestionar la incertidumbre”. Presentada por Nicolás Palma, quien ofició también de anfitrión, la conferencia arrancó con la bienvenida oficial del presidente de la LCIGSM, Roberto Arévalo, quien invitó a María Laura Teruel -presidente de Mujeres Empresarias FEBA, Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires- a compartir la apertura. Ella, tras halagar a la expositora, agradeció el apoyo de Arévalo, quien siempre dice “sí y para adelante”, acompañando y alentando.

Graciela Bernabé es presidenta del sector de Mujeres de la Liga sanmartinense y vicepresidenta de MEFEBA - Mujeres Empresarias de la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires. Arquitecta dedicada al área de servicios, comenzó su alocuación con “qué hacemos con todo esto que nos pasa” en este momento “de pausa” por la pandemia. Mientras pasaban placas de su power point, contó que al inicio de la cuarentena desarrolló protocolos para la industria, el comercio y la construcción y, luego, se refirió al tema de la charla: “Gestionar la incertidumbre” y a “qué hace cada uno para modificar su propia realidad”.


“La manera de resolver la incertidumbre es la oportunidad”, sostuvo y la diferenció del  “oportunismo”. “Descubrimos que la pandemia va más allá de la enfermedad y empezamos a ver síntomas como que vivimos dentro de una ciudad que tiene demasiados asentamientos, que carecen de muchas cosas, que maltratamos el planeta, no nos ocupamos del ecosistema y tenemos que pensar que necesitamos vivir en una ciudad y sociedad más justa y más sana y, para eso hay que estudiar a fondo qué cambios queremos hacer”, dijo como disparador de una serie de propuestas para mejor la calidad de vida.

Propuso, luego, ver “la arquitectura como una expresión social y cultural, no como algo estático”, se refirió al “diseño sustentable que es por lo que tendríamos que trabajar, un proyecto en el que tienen que estar incluidos todos los actores” y aseveró que “necesitamos tener una planificación para modificar el hábitat, que debe trascender a los gobiernos de turno”.

Entre los principales ítems objetó el crecimiento urbano, el uso del transporte, los espacios públicos verdes, la utilización de energías renovables, la gestión de residuos. También se refirió al uso del agua a nivel mundial y propuso realizar gestiones eficientes, como recoger el agua de lluvia para poder utilizarla. “Si no hacemos nada y nos quedamos quejándonos nunca vamos a cambiar absolutamente nada”, enfatizó. Y agregó: “Pensemos cada uno, desde su lugar, en qué podemos ayudar;  el empresario, el comerciante, todos, para poder vivir en una ciudad mejor. Cada uno desde su lugar tiene que contribuir a que las cosas sean mejores”. Asimismo nombró la importancia de las universidades que “deberían trabajar en programas que incentiven a estos tipos de cambio”, y a trabajar “en proyectos que por lo menos colaboren en pensar en un desarrollo sustentable y sostenible”. 

Finalizada la disertación, la presidente de mujeres CAME - Confederación Argentina de la Mediana Empresa, Beatriz Tourn, felicitó a Bernabé y repitió que “cada uno de nosotros somos responsables” e instó a  trabajar en equipo y desde todos los sectores, desde las instituciones articulando “con las entidades y el Estado para salir de esto lo antes posible”.

Para cerrar, Nicolás Palma valoró “la sensibilidad de la mujer, tan necesaria en las instituciones como en los hogares” y Arévalo agradeció la exposición de Bernabé, por “despertar esto en cada uno de nosotros”.


Ver Más

Últimas fotos agregadas