El “Comercial de Villa Ballester” celebra sus bodas de brillantes

Zoom In Zoom Out Guardar Noticia Print

1945 - 2020: 75 años acompañando y educando en la ciudad. Una frondosa historia y palabras de reconocimiento de una ex alumna y vecina resumen a continuación una gloriosa trayectoria.

Este mes de abril el Comercial de Ballester cumplió 75 años. De hecho es imposible ser original en esta circunstancia.

Pero esta conmemoración me llevó a recordar los lugares por donde transcurrieron los sueños, los miedos, las alegrías y tristezas de todos los que pasamos por sus aulas.

La escuela ha cambiado de nombre, ha cambiado de aspecto, pero para nosotros y para muchos, siempre será el Comercial de Ballester. Que no era el hermoso edificio de hoy, era la vieja casa de la puerta Doble de madera, del pasillo de entrada, el patio, las aulas del reloj, la del motor, las aulas de madera, la del gimnasio. La sala de mecanografía y el laboratorio detrás del escenario. ¿Quién puede olvidarlo?

Todo ha cambiado. La realidad educativa actual es totalmente distinta. Los profesores tampoco son los mismos. ¡Bueno sería! Aquellos profesores tan queridos o tan “temidos”, ahora tan comprendidos.

Nombrarlos sería imposible, pero cada uno de nosotros, de los miles de estudiantes que han pasado por sus salas, los guarda en su memoria y en su corazón con afecto y reconocimiento. Y, por qué no,  muchas veces, con profunda admiración. Docentes que hacían de su profesión un compromiso. Profesores que no solo nos transmitían conocimientos, nos revelaban el significado de la responsabilidad, del respeto y del valor que tiene pensar en libertad.

Ser “Perito Mercantil” era una salida laboral valiosa. Y ser egresado del Comercial de Ballester daba varios puntos de ventaja a la hora de buscar empleo.

Este festejo también me llevó a recordar a los compañeros, traviesos, muchas veces molestos, pero tan graciosos, tan queribles…

Tampoco nosotros somos los mismos. Con más arrugas, más quilos, menos pelo o más canas, pero en el fondo, allá en lo más hondo, los mismos. Esos hombres y mujeres que guardamos con afecto y nostalgia esa adolescencia lejana.

Y a ese chico o a esa muchacha de entonces que hoy, indudablemente con más experiencia, quizá con menos sueños, porque algunos se habrán realizado y otros habrán quedado en eso, en simplemente sueños, vuelve a este espacio con la memoria para descubrir que, a pesar de las dificultades y aunque todo tiempo pasado nos parezca mejor (pues éramos jóvenes), todo tiempo presente es superable y qué decir del futuro…

Los que vienen detrás de nosotros tienen en sus manos la responsabilidad de optimizarlo. Ojalá así sea, para bien de todos y por 75 años más.

Con cariño y nostalgia,

Silvia Ferrante




75 INTENSOS AÑOS DE HISTORIA

La historia de “El Comercial” es tan original, con tantos matices, como los miles de alumnos que pasaron por sus aulas.

Todo comenzó allá por 1925 cuando, durante el gobierno de Marcelo T. de Alvear, por Ley N° 291, autorizó la creación de una escuela secundaria técnica en la ciudad de San Martin. Por decreto, en 1926, se la reglamento y denominó: Escuela de Artes, Oficios y Manualidades “José Benjamín Zubiaur”, su edificio se instaló en Balcarce esquina Pueyrredón, San Martín (actual E.E.T.N° 3, sobre la Av. Balbín, ex Ruta 8). 

Era una escuela básicamente de cursos para mujeres, se enseñaba corte y confección, manualidades, cerámica, tejido, bordado, etc. Posteriormente se incorporaron cursos de enseñanza técnica para varones: mecánica, herrería, electricidad y carpintería. 

En 1927 se anexó el secretariado comercial y, con el tiempo, se otorgó a sus egresados el título de Perito Mercantil. La primera promoción egresó en 1940.

A medida que fueron pasando los años, la matrícula fue creciendo y hacia 1945, por decreto 32.945 se separó el anexo comercial de la escuela matriz y pasó a llamarse Escuela Técnica de Oficios y Anexo Profesional de Mujeres de San Martín. 

El nuevo anexo comercial, ya separado de la escuela de origen, recibió el nombre de Escuela Nacional de Comercio de San Martín, por decreto N° 8.656 del entonces presidente Edelmiro Farrel, el 23 de abril de 1945, fecha considerada como el nacimiento de la escuela. Durante un tiempo siguió funcionando en el edificio de Balcarce y Pueyrredón.

El 14 de abril de 1946 se funda la Asociación Cooperadora de la Escuela Nacional de Comercio de San Martín. Su lugar de reunión era el edificio de San Martin, hasta el 16 de marzo de 1947, fecha en que comenzó a reunirse en Villa Ballester.

DE SAN MARTÍN A LA CALLE LACROZE, EN VILLA BALLESTER

El 30 de abril de 1922, la comunidad alemana afincada en Villa Ballester fundó la Sociedad Escolar Alemana, en Pacifico Rodríguez 229. El 1 de marzo de 1925 se muda a un edificio propio, en la calle Lacroze 133 y en 1936 recibe el nombre de Bismarckschule (colegio Germano Argentino) de Villa Ballester. Desde el 1 de agosto de 1930 su director era el Sr. Martin Lange, de destacada actuación en la comunidad local. El 3 de diciembre de 1945, como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, el Estado nacional expropia el edificio de la Bismarckschule por considerarla “bien de propiedad enemiga”.

El 2 de mayo de 1946, por decreto 6785 del Gobierno Nacional, la Escuela Nacional de Comercio de San Martin fue trasladada al edificio expropiado a la Sociedad Alemana, de la calle Lacroze 133, donde funciona hasta la actualidad. Su director fue el Prof. Ramón Zurutuza y lo acompañó en su función la regente Sra. Angélica Sánchez de Bustamante. Funcionaba en ese momento con dos turnos de 1ro a 5to año cada uno, los varones en turno mañana y las mujeres en turno tarde. En 1950 comienza a funcionar el turno noche.

Pero allá por abril de 1946 los directivos del Colegio Germano Argentino comenzaron a reclamar la devolución del edificio. Entonces se dispuso la devolución el 25 de abril de 1956 por Decreto Presidencial N° 3072, pero esto nunca llegó a concretarse. 

En mayo de 1961 la Sociedad Escolar Germana propuso al Ministerio de Educación la compra de una finca situada en la intersección de las calles Colón y San Martín, del otro lado de las vías de Villa Ballester para trasladar allí a la Escuela Nacional de Comercio. La compra se concretó, pero el traslado nunca se realizó y, en definitiva, la finca quedó en manos de la Sociedad Escolar Germana. Y es en ese predio donde actualmente funciona el Instituto Ballester. 

NACE EL COMERCIAL CON SU EDIFICIO DE VANGUARDIA

Recién el 13 de noviembre de 1957 de acuerdo a la resolución del expediente 110518/57, la Escuela paso a llamarse Escuela Nacional de Comercio de Villa Ballester.

El 10 de noviembre de 1970 se eleva a la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Educación de la Nación un anteproyecto firmado por el presidente de la Cooperadora, Prof. Salvador Russo, su secretario Prof. Francisco Crespo, el asesor técnico Arq. Horacio Inveraldi y por el director de la Escuela, Prof. Carlos Enrique Godoy Lastra. La finalidad era la remodelación del edificio. 

Ya cuatro año después, en 1974 estaba cumplida la primera etapa de la obra y, el 24 de septiembre de 1979 se hizo entrega, al entonces director Prof. Livio Bettendorff, una parte del edificio sin terminar para su uso provisorio. El 30 de julio de ese mismo año la Asociación Cooperadora había elevado la propuesta al Prof. Bettendorff de solicitar a las autoridades nacionales la imposición del nombre “General don Manuel Belgrano” para el establecimiento.

El 1 de enero de 1980 por decreto 2022, la Escuela pasa a llamarse Escuela Nacional de Comercio, “General don Manuel Belgrano” de Villa Ballester.

Finalizada la obra, el 30 de diciembre de 1980 se hace entrega de las nuevas instalaciones del edificio para su guardia y custodia, al director Prof. Livio Bettendorff. 

El 24 de marzo de 1981 se llevó a cabo la inauguración definitiva con una multitudinaria asistencia de la comunidad de Villa Ballester y con un discurso inaugural a cargo de la Prof. Norma Corengia de Piraino. El edificio se convirtió rápidamente en un modelo a seguir. Su construcción moderna, aulas y oficinas amplias y luminosas, 2 ascensores, patio interno amplio y un laboratorio de lujo, hizo que se destacara y trascendiera a nivel provincial y nacional. Eso sumado a su fácil acceso gracias a la cantidad de líneas de colectivo que pasan por la zona, más el ferrocarril línea Mitre ramal José L. Suarez, hizo que llegara a ser en algún tiempo una de las escuelas con mayor matrícula en el continente sudamericano, con alrededor de 3000 alumnos.

El 26 de diciembre de 1980, la Asociación Cooperadora aprueba la compra de 5 lotes en Lacroze y Lamadrid, y comienza allí la construcción el playón deportivo con canchas, vestuarios y sala de profesores, con la finalidad de que los alumnos de la Escuela puedan realizar ahí todo las actividades relacionadas con la educación física. Los alumnos dejaban así de deambular por distintos lugares (CEMEF, club Sportivo Villa Ballester, entre otros) y pasaban a concentrar su tarea deportiva en el playón. En 1986 se concreta la compra de otros 2 lotes linderos y se anexa un quincho y una vivienda para un casero, en el primer piso.

El 1 de enero de 1994 por el convenio de transferencia firmado entre el Gobierno Nacional y las provincias, en el cual todas las escuelas dependientes del Ministerio de Educación de la Nación pasaban a depender de las respectivas provincias, la escuela sufre su primer cambio en el nombre. Deja de ser la Escuela Nacional de Comercio de Villa Ballester, para pasar a ser la Escuela de Educación Media N° 13 de San Martín. Años después, en un proceso de secundarización de la EGB (Educación General Básica) en conjunto con la educación Polimodal, en el año 2012, se llega a la conformación del Colegio Secundario con una duración de 6 años (un ciclo básico de 1ro. a 3er. año y una orientación con distintas modalidades de 4to. a 6to. año) y una nueva y definitiva denominación al día de hoy: Escuela de Educación Secundaria N° 13 “General don Manuel Belgrano” de General San Martin.

AYER, HOY Y MAÑANA SERA SIEMPRE “EL COEMRCIAL”

75 años pasaron de aquel comienzo en San Martín y mucha agua bajo el puente. Sin embargo, más allá de los cambios de denominación y locación, sus alumnos, ex alumnos, docentes,  ex docentes y todo el personal que pasaron por la escuela, junto a la Asociación de Ex Alumnos del Comercial Prof. Livio Bettendorff" coinciden en que “lo que el tiempo ni los distintos gobiernos, con cambios de planes de estudios incluídos, pudieron modificar es la manera de cómo se conoce a nuestra querida Escuela cada vez que hablamos de ella… Simplemente alcanza con decir “El Comercial”, para saber de qué colegio estamos hablando. Esa identidad se logró y se forjó no sólo con los docentes de lujo que pasaron por la institución, sino también con la inmensa cantidad de alumnos que pasaron por sus aulas dejando grabado sus mejores años, los de la adolescencia, en cada rincón del colegio”. 


*** La historia de la Escuela fue redactada por la Prof. María Hortensia Alé (ex Directora de la escuela), en 2005 y actualizada en 2006, basándose en las siguientes fuentes:

>> La investigación realizada por la Prof. Ercilia Milani con un grupo de alumnas de 3er año del turno tarde.

>> La historia del Instituto Ballester, de la E.E.T.N° 3 “Prefectura Naval Argentina” de San Martín, aportadas por el ex alumno y preceptor Daniel del Cerro.

>> Investigación propia basada en documentación obrante en la Escuela, carpetas de documentos, legajos de personal y testimonio de ex directivos y personal.

>> Libros de actas de reuniones de la Asociación Cooperadora desde 1946. Dos carpetas del archivo personal del Sr. Enrique Guerrero, miembro vitalicio de la Asociación Cooperadora, un distinguido vecino y colaborador de la Escuela.

>> Para el contexto histórico del mundo y Argentina: “La Argentina. Una historia para pensar”, de E. Cristina Rins y Ma. Felisa Winter e “Historia 5: Instituciones políticas y sociales. Argentina y América”, de Juan Antonio Bustinza.

>> Para la referencia a Villa Ballester: “Villa Ballester. Historia y Costumbres. Narración desde el principio hasta 1950”, de José Angió. Y una síntesis publicada en el Semanario “La Ciudad”, ex “Reflejos”, aportado por su entonces director, Sr. Alberto Abdala.


Ver Más

Últimas fotos agregadas