«No hay trabajo sin empresas, ni empresas sin trabajo»

Zoom In Zoom Out Guardar Noticia Print

8 julio, 2020. Entrevista a Carlos Brown.

Mientras se sigue transitando la pandemia de COVID-19, los sectores económicos y productivos del país ya piensan en “el día después”. La profundidad de la crisis es inédita y la salida solo podrá encontrarse con trabajo coordinado y productivo. Stay Real conversó con Carlos Brown, referente del Movimiento Productivo Argentino, para conocer más de sus propuestas.

La crisis sanitaria que vive el mundo y la Argentina está afectando, como se sabe, a todos los sectores económicos. El impacto de la pandemia en la economía generó una crisis inédita y cuya resolución no será sencilla. Desde el Movimiento Productivo Argentino (MPA) ya hablan de la necesidad de una “nueva alianza productiva” como el camino a seguir para cuando el COVID-19 sea algo pasado.

Carlos Brown, miembro y referente del MPA, sostiene que la ayuda del Estado es importante pero no puede tomarse como una solución de fondo. La producción, la generación de empleo digno y la inversión privada son algunos de los pilares que sostendrán el futuro.

Stay Real: Desde el MPA hablan de una nueva alianza productiva. ¿Cómo entra la construcción y la actividad inmobiliaria dentro de la misma?

Carlos Brown: La alianza productiva es algo genérico y abarca, por supuesto, los temas relacionados con la construcción, desde ya. Siempre se ha señalado a la construcción como industria de industrias por su efecto multiplicador, que es realmente tan significativo. Hoy es una de las más castigadas.

Recibí del BICE, banco del cual soy director, un informe y lo más afectado, con porcentajes que superan el 80% menos, es la construcción. Sobre la alianza productiva decimos esto: imaginemos que la pandemia pasó y qué va a suceder después, y no queda ninguna duda: hay que salir por el camino de la producción, del crecimiento económico, la generación de empleo digno, no hay otra alternativa. Las cuestiones de acompañamiento que hace el Estado a los sectores más postergados son temas que deben ser momentáneos, porque no puede ser algo permanente. 

Lo que uno tiene que constituir como algo definitivo es el empleo digno y únicamente se logra a través de la actividad económica, del crecimiento productivo, de la actividad que generan las empresas, sobre todo las privadas, porque el Estado es el gran orientador, debe establecer los lineamientos, pero la ejecución de la tarea productiva está en manos de los privados. Esto es lo que tenemos que hacer y sobre todo lo que nosotros desde el MPA venimos apostando hace más de 20 años. Esta es la forma que nosotros planteamos.

El sistema financiero, el impositivo, las estructuras que dan la logística y permiten la realización de actividades, son centrales para que haya actividad productiva. Yo me inclino fuertemente por la construcción porque creo que es algo que hoy está sufriendo, pero que es lo único que nos puede salvar junto con otras actividades, pero es una de las más importantes por el efecto multiplicador que tiene en una cantidad de industrias la generación de construcción en la Argentina y en cualquier otro lado.

SR: Mueve 262 gremios directamente la construcción, es un elemento dinamizador en la economía, tanto para la obra pública y privada. Hay que movilizar la obra privada. La pandemia ha frenado absolutamente todo y hay que recomponerlo. Hay instrumentos, como los fondos comunes de inversión cerrados o las compañías de seguro que son las que tienen que asomarse.

CB: La obra pública es muy importante. Hay una cantidad muy grande de factores que son todos significativos. La obra pública es muy importante porque es la que nos va a permitir la logística para que la privada pueda funcionar. Sin carreteras, sin puentes, sin obra hidráulica, no hay posibilidad de crecer, sobre todo en un país como el nuestro, un país federal que está concentrado en la Capital Federal y el gran Buenos Aires, el famoso AMBA, que hoy aparece como un hecho negativo, porque la aglomeración de gente, sin infraestructura, con situaciones difíciles de llevar a cabo por el tema de que son barrios que no tienen ningún elemento para poder funcionar adecuadamente, hoy, en una pandemia, se transforma en un drama.

La obra pública es importante. Pero la obra privada es eje central de toda esta cuestión. Hay un tema significativo, la utilización de fondos de empresas, como las compañías de seguros, y otras que, en cambio de estar destinadas a títulos públicos para sacar algún interés, metidas en el sistema financiero, se metan en el sistema productivo. Las compañías de seguros, históricamente, construían viviendas, en algunos casos las vendían y en otros las tenían alquiladas como renta y luego vendían, y eran dinamizadores. Por otro lado, tenían garantizado sus capitales, porque las compañías de seguros tienen que tener, de acuerdo a las disposiciones legales, garantizado una suma de dinero para responder ante los siniestros. Qué mejor suma de dinero para responder que puesto en ladrillos, edificaciones, rentas de esas construcciones y, eventualmente, en la venta con ganancias significativas en el momento que corresponda.

Cuando yo era chico, vivíamos en un edificio muy bueno en la ciudad de Córdoba, construido por la Compañía Sudamericana de Tierras, que era un reaseguro de su capital, luego lo vendieron, mi padre compró ese departamento, pero era un capital de la compañía de seguros, y al mismo tiempo, un gran beneficio para la sociedad y en el momento de su construcción generó una actividad productiva y una cantidad de ocupación de mano de obra muy importante.

SR: Esto son los factores que se necesitan para dinamizar la economía. El Estado debe acompañar y la actividad privada debe hacer desarrollos urbanos como en todas partes del mundo. La pandemia puso en evidencia situaciones de mala vivienda en el AMBA.

CB: La vivienda hoy es un déficit que nos debemos los argentinos para resolver, claramente. Qué mejor que hacerlo dándole actividad al empleo y a toda una cantidad muy grande de industrias. Estoy de acuerdo con eso. Hay cuestiones que son de rápida resolución. La actividad del sector agropecuarios, llámese los granos, las carnes, la actividad minera, la pesca, la construcción, el turismo, la generación de obras públicas que solucionen la problemática de la logística y generen un federalismo cierto, son todas cuestiones de las cuales, el gobierno puede usar como el gran elemento que le permita salir de estas circunstancias. Por eso nosotros hablamos de una nueva alianza productiva y hay que hacerla entre todos, tienen que estar allí los empresarios, los gremialistas, el Estado, los sectores financieros, todos buscando una solución, y la política por supuesto buscando su direccionamiento y esa conjunción. Si no lo hacemos así, va a ser muy difícil que salgamos.

SR: Vamos a seguir como siempre. Hoy tenemos la suerte de que la tecnología nos ayuda y mejora la calidad del trabajo y todo el desarrollo. La tecnología acompaña.

CB: Nosotros en el MPA tenemos, entre las diferentes áreas, una específica vinculada con el tema del hábitat. Hace pocos días tuvimos un zoom con la ministra de Hábitat, María Eugenia Bielsa. Participó el doctor Eduardo Duhalde y los integrantes de la mesa del MPA relacionada con el tema del hábitat. Nos encontramos con cosas muy interesantes y técnicas que se están trabajando, relacionadas con las construcciones, el tipo de construcciones, los fideicomisos que se pueden hacer, la generación de fondos para poder realizar esos fideicomisos, las maneras de financiar obras para los sectores medios poblacionales necesitados, cómo trabajar con los intendentes, utilizar terrenos de calidad que están en condiciones de ser ocupados por barrios que se establezcan. Yo la vi a la ministra Bielsa muy metida en el tema, muy compenetrada, una mujer que es una técnica en ese sentido, es arquitecta, y muy convencida de hacer estas cosas. Nuestro movimiento productivo está aportando, en este sentido, con un área específica y se marca un rumbo importante.

SR: Estas tecnologías ayudan y optimizan los proyectos e inversiones. Hay que incorporarlas. Esperemos que a partir de septiembre empecemos a ver un poquito mejor el futuro.

CB: Es lo que todos esperamos. La pandemia se va a terminar, nos costará mayores dolores de cabeza, mayores sacrificios, pero que se termina, se termina. En ese momento, tenemos que estar preparados porque vamos a quedar muy golpeados y tenemos que recuperarnos y la forma es con actividades relacionadas con la producción, no hay otra alternativa. Dentro de la producción, la construcción es uno de los elementos, hoy el más castigado, pero con grandes posibilidades de influir en una salida.

Fuente: https://stayreal.tv/no-hay-trabajo-sin-empresas-ni-empresas-sin-trabajo/


Ver Más

Últimas fotos agregadas