Continuando la trayectoria de Reflejos, en el año de su 85° aniversario.

Breve historia del semanario REFLEJOS DE LA CIUDAD

Ayer, un sueño. Hoy, una realidad. No se sabe, acaso nunca se sabrá, qué pensamientos albergó en su fuero íntimo el Dr. Raúl G. Weiss aquel 1° de mayo de 1929 para dar vida al semanario Reflejos. Pero cabe suponer que la vocación periodística, y no otra motivación, impulsó al destacado médico de Villa Ballester a fundar el medio de comunicación que este 2014 cumple 85 años.

Reflejos es, fue y será el “diarito de Ballester”, que desde 1988 mutó su nombre por el de La Ciudad y más tarde en 2009, al cumplir sus 80 años, fusionó sus denominaciones y se convirtió en “Reflejos de La Ciudad”.

Aquella era una época plagada de sueños. La población del partido de Gral. San Martín superaba las 100.000 almas. El 1° de enero de 1929 había asumido la intendencia Alejandro Witcomb, vecino ballesterense, quien enconó en su gobierno un plan de pavimentación de calles, especialmente en Villa Ballester, que representaba para la época un adelanto importante. La frecuencia de los trenes que atravesaban Villa Ballester se había aumentado por el creciente número de los usuarios y el servicio era ágil y llegaba siempre a horario. Villa Ballester cumplía los 40 años desde su fundación -el 26 de octubre de 1889- y demandaba un medio de comunicación para promover la expansión de la comunidad. Fue en mayo de ese año que el doctor Raúl Weiss fundó el periódico “Reflejos” venciendo no pocas dificultades.

No estuvo sólo el Dr. Weiss en la difícil pero apasionante tarea que tenía por delante. Junto a un grupo de destacados colaboradores -Gustavo Klapputh, Emilio Diessler, Alberto Abdala, Ceferino Núñez, Aurelio Noboa, Roque Gorriz, J. J. Izurieta Craig- fueron dando vida al semanario, hasta instalarse como referente de la información vinculada al progreso educativo, social, político y económico de Villa Ballester. Y así fue como, teniendo como norte el interés del lector, el semanario comenzó a transitar un camino sólido y seguro en su inserción en la comunidad.

Desde su creación, Reflejos de La Ciudad cobijó legítimas inquietudes de la comunidad; por ejemplo, el reclamo por la instalación de una agencia bancaria, anhelo concretado en la década del 40, o promover ante la Gobernación provincial el grado de ciudad para Villa Ballester, otorgado finalmente en 1983. También acompañó a los vecinos en el ámbito cultural, la actividad educativa, social y empresarial de Villa Ballester, a fin de que los vecinos cuenten con la información relevante de su comunidad. Por otra parte, y en el marco del crecimiento del periodismo local, el director del semanario, don Alberto Abdala, integró el grupo de los ocho fundadores del Círculo de Periodistas de Gral. San Martín y lo presidió en varios periodos desde su fundación, el 25 de noviembre de 1978.

Actualmente es el medio periodístico más antiguo del municipio de Gral.San Martín que semana a semana acompaña y acerca a los vecinos todo el acontecer local, desde la política hasta la cartelera de espectáculos, pasando por lo social, el deporte, la cultura y hasta las artes culinarias. Al mando de Fernanda Virginia Abdala, con la destacada colaboración periodística de Sebastián Cejas y la participación como columnistas de Nora Fasani, Mecha Schrot y la participación de Silvia Ferrante y Flavio Pontoni.