Un año sin Zaira

Total Views : 351
Zoom In Zoom Out Guardar Noticia Print

Con una caravana automovilística, se conmemoró la tragedia en Villa Ballester.

El tiempo es veloz. Pasó veloz. Y el pasado domingo 10 de noviembre, la familia de Zaira Rodríguez volvió a revivir y sufrir la perdida de la joven piloto de Karting, que hace un año convulsionaba Villa Ballester y despertó una marcha multitudinaria.

Entre un llanto desconsolado y mucho sufrimiento Sandra Pérez, mamá de Zaira, intentó reflexionar sobre lo inexplicable, diciendo: “Estos andan con tres o cuatros tiros y viven. A mí me avisaron que a Zai le habían pegado un tiro, yo estaba en Córdoba (…) viajé pensando que la vería en el hospital, pero cuando llegué, ella ya no estaba. Le dieron un tiro y me la mataron”.

Uno de los momentos más emotivos del recordatorio, desde el dolor y reconociendo el sentimiento de haber sufrido la pérdida de sus hijas, fue cuando Jimena Aduriz (mamá de Ángeles Rawson) se fundió en un abrazo con Sandra Pérez. A ambas mujeres la fatalidad les arrancó a sus hijas.

Lamentablemente este domingo no acompañaron todos los vecinos, pero sí amigos y familiares, vecinos de la cuadra, vecinos autoconvocados, la hermana Marta Pelloni (María Soledad), familias que integran la ONG en formación “Fortalecidos por el dolor”. También funcionarios de la Municipalidad de San Martín, el concejal de Tres de Febrero Agustín Ciorciari acompañando a la familia de Matteo Villica y el intendente Gabriel Katopodis, quien acompaña desde el primer día del asesinato de Zaira.

El sacerdote Miguel del santuario de Lourdes se encargó de la bendición de la placa y monolito que se emplazó en la entrada de la casa del padre de Zaira en la calle Sarmiento al 5200 de Villa Ballester. 


Una marcha tan triste como ruidosa

La caravana había comenzado a las 17:30, en Avenida Rolón, iniciando el recorrido por Márquez, Panamericana, General Paz, Av. 25 de Mayo hasta llegar a Villa Ballester. La veintena de vehículos se hizo escuchar con la clásica batucada de protesta, estruendos y fuegos artificiales. 

San Martín y Villa Ballester empapelados con gigantografías con el rostro de las últimas víctimas de hechos de inseguridad, panfletos pegados a pulmón por los familiares y amigos en árboles, monumentos y postes con el anuncio de la caravana, pero el vecino común, al que no le paso nada, no se comprometió.

Sandra admitió que ella antes no se sumaba a campañas de ningún tipo, pero dijo que se dio cuenta que nos puede pasar a cualquiera. Y nos pasó. Agregó que van a hacer lo posible para que haya seguridad y justicia.

Los padres, familia y amigos de Zaira están esperando la fecha del juicio oral y público.

Vivinila Gómez


Ver Más

Últimas fotos agregadas