Leo Grosso: “En un país que produce alimentos, el hambre no es un problema económico o fiscal, si no moral”

Total Views : 54
Zoom In Zoom Out Guardar Noticia Print

“Las políticas económicas y de seguridad de Cambiemos fracasaron”, aseguró sin vacilar Leonardo Grosso, sanmartinense de 36 años, diputado nacional bonaerense desde 2011 por el Frente para la Victoria y ahora candidato a un nuevo período por el Frente de Todos, integrando la boleta encabezada por Alberto Fernández para la presidencia de la Nación a partir del próximo 10 de diciembre.

En diálogo con este medio, el referente local del Movimiento Evita y militante social ligado a la lucha por los derechos humanos describió las acciones encaradas en San Martín en el marco del programa “Comer Bien” y se enfocó en el aumento de la pobreza además de criticar el modelo económico y social del oficialismo.

-Como referente del Movimiento Evita, ¿qué evaluación hace de los índices de pobreza que alcanzaron el 35,4 por ciento?

-Estos índices de pobreza son la crónica de un desastre anunciado. Los movimientos sociales lo venimos viendo hace años, igual que los sindicatos, los sectores de la oposición, la Iglesia y últimamente hasta los empresarios decían que la situación era grave y que iba a terminar en crisis. El Gobierno se obstinó en continuar en un camino errado y que iba a generar mucho daño económico en la Argentina y por eso el nivel de pobreza que tenemos no sorprende a Leo Grosso: “En un país que produce alimentos, el hambre no es un problema económico o fiscal, si no moral” nadie. Y van a ser aún peores cuando se mida el segundo semestre porque los saltos de la pobreza se dan generalmente cuando hay devaluaciones y el 11 de agosto hubo una muy grande. Algunos proyectan que la pobreza puede terminar en un cuarenta por ciento a fin de año.

-¿Se puede recuperar el entramado social en esa situación?

-Cuesta mucho tiempo, lamentablemente desde la democracia hasta acá hubo más de 27 shocks económicos y creemos que hay que tratar de evitar seguir cayendo y arrancar el proceso de crecimiento y eso le va a costar a cualquier gobierno. El cambio de gobierno es una señal para detener la caída.

-El Gobierno dice que tomó medidas de alivio…

-No sabemos cuál es el alivio. Anunciaron una serie de medidas descargando el IVA de los productos de la canasta básica y nadie de nosotros lo vio reflejado en ninguna góndola, porque a la semana se vio el impacto de la inflación en los bolsillos y en el fondo el Gobierno no termina de cambiar el modelo. En la Argentina los únicos sectores que ganaron en estos últimos cuatro años fueron los financieros, para ellos sí aumentan las tasas, los intereses y los rendimientos de la especulación financiera. ¿Quiénes se llevaron todo el dinero del Fondo Monetario Internacional o los préstamos adquiridos por el Estado en el exterior? Los sectores financieros o las empresas de servicios como las eléctricas. De esos dos sectores, uno no se vincula directamente con la economía real y el otro la perjudica, porque la producción, el comercio y hasta las familias están preocupadas por cómo pagar las tarifas. 

-En San Martín Ud. está abocado a la campaña contra el hambre…

-San Martín es un distrito que tiene un muy buen trabajo de política pública en el marco de Desarrollo Social. El Municipio de San Martín está muy presente y generó una red de comedores, fortaleció la asistencia, generó una red de centros juveniles muy importantes, de atención a la primera infancia con jardines, tiene política para todos los sectores, pero San Martín no está exento de la enorme crisis que vive la Argentina. Y hace un tiempo venimos desarrollando una campaña que pretende poner arriba de la mesa un problema que venimos viendo hace mucho y que ahora se hizo masivo y logramos la emergencia alimentaria que es el hambre y que en un país que produce alimentos no es un problema económico o fiscal sino moral y tenemos que resolverlo y ponerlo como un escalón más del acuerdo de la sociedad argentina.

-¿Qué acciones están tomando?

-Empezamos a construir la Campaña Comer Bien y nos abocamos a hacer un registro que en San Martín integran más de 180 espacios de alimentación entre comedores, merenderos y ollas populares. Después logramos establecer una campaña de una semana solidaria donde hubo distintos puntos receptores de donaciones de la gente que por suerte es bastante solidaria y se ha juntado un montón que se están distribuyendo entre los comedores y merenderos que menos ayuda reciben de las distintas instancias del Estado.

-También el aporte de la Iglesia es parte de las acciones…

-Esta crisis tuvo un colchón importante y lo dijo el Padre Pepe en una reunión que tuvimos en la Inmaculada Concepción. Gracias a Dios existen las organizaciones sociales. Él contaba cómo para ellos fue difícil enfrentar la crisis de 2001 solos y que la actual fue muy veloz. La de 2001 fue el resultado de 30 años de políticas neoliberales y desaciertos económicos, esta es el resultado de tres años y medio. El Padre Pepe contó lo distinto que fue abordar esta situación con el sinfín de organizaciones sociales que existen en el territorio en San Martín, que abrieron comedores y merenderos. El Movimiento Evita tenía en 2015 dos comedores, cuatro merenderos y catorce centros comunitarios. Hoy tenemos 24 comedores y merenderos sólo del Movimiento Evita, con el resto de las organizaciones estamos superando los 180 comedores y merenderos en San Martín. La crisis es enorme y si no estuvieran esas mujeres solidarias que abren los patios de sus casas, que se organizan y hacen la comida para que a los chicos no les falten, o para que las familias se puedan llevar la vianda a sus casas y comer alrededor de la mesa, la situación sería muchos más difícil.

-¿Cómo impacta la situación económica en San Martín?

-Todos los números fueron malos, aumenta la desocupación, la pobreza, bajan los salarios y aumentan los precios, ese combo es explosivo porque el setenta por ciento de lo que produce la Argentina se consume en el país. Y en San Martín lo podemos ver muy bien: persianas bajas en los centros comerciales. Ayer estaba en Ballester, había varios locales cerrados y eso no lo había visto hasta hace un mes, es el impacto acumulado de la crisis, que en Ballester tengas que cerrar un local marca algo. En San Martín pasa igual con las fábricas. Si la gente se queda sin plata y deja de consumir, el comerciante deja de vender y el empresario PyMe deja de producir. Además tenés las tarifas y las importaciones. La situación es terrible y se llegó a una de las grandes parálisis de la economía argentina.

-¿Cómo evalúa la gestión de Gabriel Katopodis en San Martín?

-Me pareció un merecido reconocimiento el que tuvo en las PASO. Todos vemos que San Martín esta mejor, la gestión estuvo muy presente en momentos muy difíciles. Hoy tenemos las calles más anchas, la plaza arreglada, todo asfaltado y en breve puede llegar al 100 por ciento de cloacas y agua potable, tenemos dos túneles bajo nivel con fondos municipales. Hay vocación de trabajo y un Estado presente que acompaña a los vecinos.

Continúa la próxima semana...


Ver Más

Últimas fotos agregadas